Canarios de Nueva Orleans

20582754_1199611986851212_6946588956754444288_n

Esta pareja que fotografié en Saint Bernard Parish (cerca del río Misisipi), en el año 2005 –poco antes de llegar el huracán Katrina–, forma parte de los descendientes de la inmigración canaria a Luisiana en el siglo XVIII. Estos descendientes continúan hablando español con el mismo acento que sus antepasados. 
Conocidos como los Isleños (Islanders), los habitantes de los asentamientos canarios en Luisiana son los descendientes de algo más de dos mil canarios que fueron trasladados a esa región por Carlos III, entre 1778 y 1784. Allí se dedicaron a la agricultura y, aunque permanecieron en esas mismas tierras cuando los Estados Unidos las anexaron, una parte de ellos se aisló lo suficiente como para continuar hablando el mismo dialecto canario del siglo XVIII que llevaron sus antepasados.
Es decir, los canarios tienen en el Sur de los Estados Unidos una reserva lingüística de hace más de dos centurias y bastan algunas horas de avión para que uno se sienta transportado por la máquina del tiempo y sostenga una conversación con las mismas palabras que pronunciaban los abuelos de nuestros bisabuelos. Un tesoro inconmensurable que ahora mismo corre peligro inminente de desaparecer.
Cuando España abandonó Luisiana y Florida Occidental, a principios del siglo XIX, el contacto con los colonos canarios sólo se mantuvo desde la ciudad de Cienfuegos, en Cuba. Con posterioridad, estos vínculos también se perdieron y los descendientes de canarios llegaron a olvidar de dónde procedían sus ancestros. No obstante, continuaron hablando español y no quisieron comunicarse en inglés hasta el año…
Para saber más, sobre esta curiosa comunidad, ir a 
https://manuelmoramorales.com/05-canarias/luisiana-y-los-canarios/

Anuncios

¿Podemos saber cómo hablaba el canario Antonio Ruiz de Padrón?

Mujer-Islena

Hacia 1939, esta Isleña canaria de San Bernardo (Luisiana) y sus hijos hablaban igual que sus antepasados llegados en la década de 1780.

Sí, se puede. En la década de 1780, Antonio Ruiz de Padrón arribó a la ciudad de Filadelfia, que por entonces era la capital de los Estados Unidos. En esa misma década, varios miles de canarios llegaron a Luisiana y se establecieron en los alrededores de la ciudad de Nueva Orleans, junto al río Misisipi.

Aunque la coincidencia cronológica de ambas arribadas pueda parecer casual, no lo es, porque en aquellos años la emigración de los canarios hacia América se había convertido en un flujo imparable, propiciado por la miseria isleña y la necesidad de colonos que necesitaba el reino de España para frenar las ansias territoriales de Francia y del Reino Unido. Es decir, los canarios se necesitaban como barrera protectora, aunque pacífica, contra cualquier intento de invasión silenciosa con colonos anglosajones o franceses como había sucedido en la isla de Santo Domingo.

Allí –entre pantanos insalubres, caimanes, nutrias, huracanes y piratas– se establecieron estos isleños. Cuando Luisiana pasó a ser un estado de los Estados Unidos, los canarios continuaron hablando el español que llevaron desde sus islas y se negaron a comunicarse en inglés. También rechazaron el francés que hablaban sus vecinos cayunes.

Hasta la Segunda Guerra Mundial, constituían un núcleo poblacional que tenía pocas relaciones con el exterior, y aun con sus vecinos, y muy pocos hablaban otra lengua que no fuera el “canario” en que se habían expresado su antepasados. El gobierno estadounidense les impuso la obligación de aprender inglés en la escuela, pero en casa seguían comunicándose en el mismo español del siglo XVIII que usaban sus padres y sus abuelos.

A partir de 1945, este pueblo canario del sur de los Estados Unidos comenzó a mezclarse con la población cayún, de raza y habla francesa, y con la anglosajona. Paulatinamente, su lengua fue perdiéndose en las nuevas generaciones. En la actualidad, ya no son muchos los que hablan la hermosa lengua con acento canario que llegó a Luisiana en la misma década en que Antonio Ruiz de Padrón residió en Filadelfia.

Islenos

Isleños canarios en Delacroix Island (Luisiana), en la primera mitad del siglo XX. Hablaban español canario y su trabajo consistía en cazar ratas almizcleras en los canales del río Misisipi para vender sus pieles.

Si hoy usted va a Luisiana, a algunas de las poblaciones donde residen los Isleños o Islanders (San Bernardo, Delacroix Island, Violeta, etc.), todavía encontrará personas que hablan exactamente igual que lo hacía Ruiz de Padrón.

Lo triste es que poco se hace para conservar ese tesoro lingüístico. Casi cualquier país se emplearía a fondo para proteger y garantizar un futuro seguro a una riqueza semejante. Nosotros no, preferimos dedicar esos fondos a comprar películas del Oeste americano para ponerlas cada día en nuestra televisión autonómica para educar a nuestros hijos.

Aquí no tomamos medida alguna que evite la desaparición de una de las hablas más bellas que ha habido dentro del idioma español. Mientras en Radio Exterior de España se dedican decenas de programas anuales al español sefardí, en Canarias en los medios oficiales nadie mueve un dedo por el “ español canario” del siglo XVIII.

Es el mismo abandono sufre la figura del político más grande que ha salido de este archipiélago, Antonio Ruiz de Padrón. Su honradez y vasta cultura sería un mal ejemplo para nuestros hijos… Así nos va.

Novela histórica "El discurso de Filadelfia", de Manuel Mora Morales

Antonio Ruiz de Padrón, amigo de Franklin Y Washington durante su estancia en Filadelfia.

 

PUBLICIDAD-DISCURSO-TENERIFE

¿Qué fue de los canarios en la Batalla de Nueva Orleans?

Los canarios en la Batalla de Nueva Orleans

CLICK AQUÍ PARA VER VERSIÓN COMPLETA

CLICK PARA VER VERSIÓN ÍNTEGRA

BATALLA-DE-NUEVA-ORLEANS-Y-MUERTE-DE-MAKNAHAM-

El día 8 de enero de 2015, se cumple el II Centenario de la Batalla de Nueva Orleans, en la que participaron los emigrantes canarios de Luisiana y que tanto afectó a sus vidas y haciendas.
Este trascendental encuentro bélico se desarrolló a pocos metros de las viviendas de la comunidad canaria de Luisiana. La intervención de los isleños como milicianos fue determinante para el triunfo estadounidense sobre las tropas británicas.

La Batalla de Nueva Orleans fue el remate de una guerra que se inició en el verano de 1812 y finalizó a principios de 1815. Este conflicto armado comenzó con la invasión estadounidense de la la Norteamérica Británica, como entonces se denominaban los territorios situados al Norte de los Estados Unidos y finalizó en Luisiana, donde estaban asentados los canarios desde hacía más de treinta años.

Con tal fin, he preparado un amplio trabajo que narra con pelos y señales cómo participaron los isleños en la Batalla de Nueva Orleans y en las serias escaramuzas que tuvieron lugar en los prolegómenos. El trabajo está disponible en Scribd.com y se puede acceder al mismo haciendo click en cualquiera de las imágenes de esta página.

Sirva como referencia este índice:

  1. Imágenes inéditas de los isleños canarios de Luisiana
  2. Origen de la guerra de 1812
  3. La ofensiva estadounidense
  4. La respuesta británica
  5. Los bucaneros de Anthony Quinn en territorio canario
  6. Unos pescadores canarios intervienen
  7. Los espías canarios
  8. Batalla del 23 de diciembre
  9. El intento de rendición
  10. Un largometraje sorprendente
  11. De nuevo, los bucaneros
  12. El Día de Reyes
  13. Cuándo comenzó, quiénes estaban y dónde se produjo
  14. La batalla de Nueva Orleans
  15. Por qué los canarios
  16. La gran batalla
  17. El destino de Jean Lafitte, rey de Barataria
  18. Una familia canaria de robinsones en la Isla del Gato
  19. El mito norteamericano de la batalla de Nueva Orleans
  20. Bibliografía, filmografía, y discografía
Así iba uniformado el ejército estadounidense que invadió Canadá.

Así iba uniformado el ejército estadounidense que invadió Canadá.

__________________________________________________________________________

RECUERDE QUE PUEDE DESCARGAR EL E-BOOK “LOS CANARIOS EN LA BATALLA DE NUEVA ORLEANS”  EN:

https://es.scribd.com/doc/251457183/Los-Canarios-en-La-Batalla-de-Nueva-Orleans-Segundo-Centenario

(Esta versión contiene numerosas fotos inéditas de los isleños de Luisiana)

“Cool Cat Charlie”: un canario de Texas que regresa dos siglos después a ofrecernos sus blues

Captura de pantalla 2014-05-11 a la(s) 14.35.24

Charlie Cruz es un descendiente de los canarios que emigraron a Texas, hace más de dos siglos, y se establecieron en la Misión de San Antonio, hoy convertida en gran ciudad.
Charlie Cruz, como tantos otros descendientes de emigrantes isleños, emprende en estos días el camino inverso: viene a Canarias. El objetivo de su viaje es ofrecer varios conciertos de música bajo el nombre de “Cool Cat Charlie”. Sea, pues, bienvenido ese Gato.
Charlie canta, toca la guitarra eléctrica y la Cigar Box Guitar.[1]

El isleño texano interpreta blues tradicional –con más ecos de B. B. King y John Mayall que del Texas Blues de Albert Collins, Freddie King o Janis Joplin–, un blues que te va atrapando y se hace contigo cuando menos lo esperas: suaves lamentos eléctricos de cuerdas abotonadas con crushings, guitarras sustentadas por la armónica que su compañero de grupo, Emilio King Be, hace gemir mientras la besa sin complejos.

La voz de Charlie Cruz, a veces rota y a veces íntegra, transmite esas agridulces sensaciones que los amantes del blues y de rhythm and blues tanto buscamos hasta en los garitos menos recomendables.

charlie_cruz

Actuará en Las Palmas de Gran Canaria el próximo fin de semana (16 y 17 de mayo de 2014). El viernes 16 a las 21:00 en El Muellito y, a medianoche, en la Sala Nasdaq; y el sábado 17 a las 17:30 en La Guarida del Blues, en el Paseo de Las Canteras. Allí estaremos.

Los aficionados al blues no pierdan la ocasión de disfrutar en directo a nuestro pariente Charlie Cruz punteando su Cigar Box Guitar. El año pasado, en su gira europea, dejó una excelente impresión en Madrid, cuando actuó en Moe. El mérito de esta actuación en las islas es del baterista y presidente de la Sociedad Blues Canarias, Alberto Gulias, tan conocido en los ambientes musicales no sólo de su isla.

Antigua misión de San José, en las afueras de la ciudad de San Antonio.

Antigua misión de San José, en las afueras de la ciudad de San Antonio.

Respecto a la ascendencia canaria de Charlie, sus antepasados llegaron a San Antonio, a principios del siglo XVIII, cuando Texas era un territorio español y se temía una invasión francesa procedente de Luisiana. Embarcaron en Tenerife, el 27 de marzo de 1730 y llegaron a La Habana el día 10 de mayo. El 9 de julio zarparon de nuevo y llegaron a Veracruz (México) diez días más tarde.

Pero allí nadie quiso arriesgarse a conducirlos a Texas, porque les parecía imposible llegar con vida en un viaje tan arriesgado: altas montañas, desiertos, calor sin cuento, nieves, ataques comanches,…
Por fin, fueron obligados a emprender la marcha. En el primer ataque comanche sólo perdieron caballos y comida. En el segundo ataque muere un indígena.

Casi un año después de su salida de Canarias llegaron a la misión de San Antonio, el día 9 de marzo de 1731. Durante la larga travesía por tierra cargaron con sus piedras de molino, las cuales lograron conservar sanas y salvas, lo que les permitió comer gofio, sagrado vínculo con la tierra que jamás volverían a pisar: las Islas Canarias.
De inmediato procedieron a fundar la población. Las familias fundadoras fueron las siguientes:

• Juan Curbelo 30 (Lanzarote), casado con Gracia Perdomo y Umpierres 45 (Lanzarote), Hijos: José de 20 (Lanzarote), Juan Francisco de 9 (Lanzarote).
• Juan Rodríguez (Lanzarote) casado con María Rodríguez (Lanzarote) Hijos: Josefa de 9 Pedro de 7 Paula de 7 María de 4 y Manuel Fco de 2 años.
• Juan Leal Jr. 30 (Lanzarote), casado con María Gracia de Acosta 30 (Tenerife).
• Manuel 11 (Lanzarote), Miguel 9 (Fuerteventura), Domingo 6 (La Palma), María 5 (Fuerteventura), Pedro 1 (Habana, Cuba) .
• Antonio de los Santos 40 (Lanzarote), casado con Isabel Rodríguez 33 (Lanzarote). Hijos. Miguel de 16 (Lanzarote), Catalina de 11 (Lanzarote), María de 6 (La Palma), Josefa de 7 (Lanzarote).
• José Padrón 22(La Palma) casado con María Francisca Sanabria 20 (Lanzarote) .
• Manuel de Niz de 49 (Gran Canaria), casado con Sebastiana de la Peña de 44 (Gran Canaria).
• Juan Leal Goraz 55 años (Lanzarote), su esposa falleció en el trayecto. Hijos: Vicente 17 años (Lanzarote), Bernardo 12 años (Lanzarote).
• Salvador Rodríguez de 42 (Tenerife), casado con María Pérez Cabrera de 42, José de 17 Ana de 12 y Marcos de 7.
• Juan Cabrera de 39 (Lanzarote) casado con María Rodríguez hijos José de 17 Ana de 12 y Marcos de 7.
• Lucas Delgado de 30 (Lanzarote) casado con María Melián de 30 (Lanzarote). Hijos Francisco de 14 Leonor de 4 y Domingo de 1 año.
• Antonio Rodríguez de 28 (Gran Canaria), Josefa de Niz de 18 Gran Canaria).
• Familia: José Leal de 21 (Lanzarote), Ana Santos de 17 (Lanzarote).
• Juan Delgado de 18 (Lanzarote), Catalina Leal 10 (Lanzarote).
• Francisco de Arocha (La Palma), Juana Curbelo de 13 (Lanzarote).
• Vicente Álvarez casado con María Curbelo de 17.
• Dos solteros: Martín Lorenzo de Armas (Gomera), Ignacio Lorenzo de Armas (Gomera).

Fuerte de El Álamo, en San Antonio.

Fuerte de El Álamo, en San Antonio.

Sembraron y roturaron los campos, cuyos frutos les permitieron sobrevivir. Se trazaron calles a la orilla del río, cerca de la misión de San Antonio, también conocida como El Álamo (existe una famosa película sobre un asalto de los mexicanos a este lugar) y el día primero de agosto de 1731 se habilitó el Cabildo o gobierno de la ciudad. El Cabildo estuvo gobernado sólo por canarios hasta la invasión de los ingleses, muchos años más tarde.

_______________

NOTA

[1] La Cigar Box Guitar (“guitarra de caja de puros”) es un antiguo instrumento de cuerdas, fabricado con cajas de cigarros. Toma su nombre de las características de las cajas de cigarros fabricadas con una capa delgada de madera. No tiene dimensiones fijas. Por lo general, lleva tres o cuatro cuerdas y el afinado es similar al del banjo.

Una vieja película de Luisiana y el Blues del Gallo Bantam

Se trata de un interesantísimo documental sobre la Luisiana de los años 1830 a 1850. Se realiza un repaso por la cultura del Estado, incluyendo aspectos como la esclavitud en las plantaciones de algodón y de caña de azúcar. En esa época prevalecían en la región las lenguas francesas y españolas, aunque a esta última no se pone de relieve.

Hay que tener en cuenta que el documental se rodó en el año 1941 y los puntos de vista históricos son los que corresponden a esa época en los Estados Unidos. Naturalmente, las imágenes no corresponden a esos años del siglo XIX, cuando aún no se había inventado el cine.  La voz en en off como los diálogos de los personajes están en inglés y francés.

Creo que alguna vez he mencionado al cantante Charley Patton, autor de numerosos blues en las primeras décadasn del siglo XX. Quedan alguna grabaciones suyas. Entre mis favoritas están las dos partes de High water everywhere, compuestas a raíz de las inundaciones de 1927 en Nueva Orleans y los territorios ocupados por los Isleños canarios de Luisiana, a orillas del río Misisipi. Años más tarde, Bob Dylan cantaría una magnífica versión como homenaje a Patton.

Banty Rooster Blues es una canción entrañable que retrata la vida cotidiana en las riberas del Misisipi durante las primeras décadas del siglo XX.  Esta versión fue grabada por su creador, Charley Patton, el día 14 de junio de 1929. Abajo, también incluyo una excelente versión instrumental actual del mismo tema.

Traducción de Banty Rooster Blues (Blues del Gallo Bantam)

Voy a comprar un gallo Bantam, y a ponerlo en mi puerta trasera
Voy a comprar un gallo Bantam, y a ponerlo en mi puerta trasera
Así cuando vea llegar a un extraño, aleteará y cacareará
¿Qué vas a hacer con un gallo, si no quiere cacarear todo el  día?
¿Qué vas a hacer con un gallo, si no quiere cacarear todo el  día?
¿Qué vas a hacer con un hombre, si no tiene nada que decir?
¿Qué vas a hacer con una gallina que no quiera cloquear mientras empolla?
¿Qué vas a hacer con una gallina que no quiera cloquear mientras empolla?
¿Qué vas a hacer con una mujer, si no desea hacer nada de cuanto yo le diga?
Ah, toma mi foto, cuélgala en la pared de Jackson
Ah, toma mi foto, cuélgala en la pared de Jackson
Si alguien te pregunta: “¿Qué le ocurre?”, diles “No pasa nada, esto es todo”
Mi anzuelo está en el agua, y mi boya está flotando
Mi anzuelo está en el agua, y mi boya está flotando
Cómo puedo perder, Señor, con la ayuda recibida
Sé que mi perro anda en alguna parte porque lo oigo ladrar
Sé que mi perro anda en alguna parte porque lo oigo ladrar
Puedo hablarle a mi yegua, si  la vislumbro entre las sombras de la noche.