Los espías que surgen del ciberespacio

mov1

A mí, al contrario que a casi todo el mundo, el estado federal estadounidense me cae bien.  Ello no obsta para que te aconseje no entregar jamás tu número de teléfono móvil a un diplomático americano. Sobre todo, si eres presidente de un país y no quieres que te espíen o te dronen.

Lo más alucinante de todo el actual embrollo del espionaje es que, por un lado, no existe un solo gobierno ni un solo periódico que dude de las informaciones de Edward Snowden y, por otro, ni un solo gobierno ni un solo periódico que crea al presidente norteamericano o a sus portavoces.

La conclusión, o la pregunta, si viviéramos en un mundo medianamente decente, sería: ¿por qué los estadounidenses no eligen presidente a Edward Snowden y encierran a Barack Obama en la cárcel?

Sin embargo, no sólo evitan votar al “bueno” y defenestrar al “malo”, sino que son incapaces de expresar siquiera ese pensamiento públicamente.

El pensamiento del americano medio –y esto también es tan verdadero como alucinante– viene a ser el siguiente: el espionaje, como la guerra contra países lejanos, es necesario para que podamos seguir manteniendo nuestro estilo de vida americano; por esto, admiramos tanto a nuestros agentes secretos como a los muchachos que mueren en el frente, porque son los héroes que nos permiten seguir comiendo hamburguesas, bebiendo cocacola sin freno, inflándonos de cerveza y tajadas de grasa en los estadios y aplaudiendo como locos nuestras grotescas series televisivas. El estilo de vida americano es sagrado y todo lo que se haga por mantenerlo, bien hecho está, caiga quien caiga. Amén.

Sinceramente, no creo que la culpa sea de las instituciones ni de la constitución americanas. A mí, al contrario que a casi todo el mundo, el estado federal estadounidense me cae bien. Creo que la mayor parte de sus leyes son justas, excepto las que no lo son.  Quienes me caen mal son los ciudadanos. Las estructuras democráticas no tienen culpa de que toda esa gente esté sosteniendo con sus votos y sus palmaditas a un gobierno y a un parlamento podridos hasta la médula.

Anuncios

Un pensamiento en “Los espías que surgen del ciberespacio

  1. Thanks for the good writeup. It in fact was once a amusement account it. Look complex to far brought agreeable from you! However, how could we communicate?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s