La abeja en el tajinaste azul

Los tajinastes azules han comenzado a florecer en Tenerife. Golosas de profesión, más felices que un senador recién electo en tiempos de crisis, las abejas se han puesto nerviosas al detectar los irresistibles efluvios del polen. Casi locas de atar, a la vista de tanto néctar, no saben muy bien a qué flor acudir primero y, así, saltan de una a otra como si la Naturaleza hubiera abierto hoy la temporada de rebajas.

(Aumentar imagen: click en botón derecho y «Abrir imagen en una ventana nueva»).

>