O, l’amore…

Con el volcán Vesubio como fondo, una escollera en la costa de Nápoles se está convirtiendo en un poema de amor colectivo. Mientras exista romanticismo, vivirá en este mundo la esperanza.