Cuando Obama habla ex cátedra

manuelmoramorale_001DSC_0003

Barack Obama habla ex cátedra como Su Santidad el Papa, siguiendo el sagrado ejemplo de su antecesor George Bush. Obama no tiene pruebas de que el gobierno sirio haya utilizado armamento químico, pero LO SABE.

Sí, lo sabe. Y todos los pelotilleros internacionales se apresuran a darle la razón. Porque hay que estar de parte de los poderosos también cuando dicen tonterías, cuando nos llevan a la ignominia, cuando nos arrastran a la infamia, incluso cuando no existen y se les invoca para atemorizar y explotar la ignorancia. Gran parte de los pelotilleros ocupan posiciones de poder en la prensa y en la política, como corresponde a su condición de arrastrados. Por esta razón son peligrosos para la humanidad.

Cuando yo tenía ocho años, pensaba ingenuamente que mis padres, el Papa y Franco nunca se equivocaban. No me culpen: todavía hay personas en cargos de mucha responsabilidad que lo siguen pensando, aunque me temo que no sea por ingenuidad.

Por otra parte, el miedo atávico a la autoridad tiene mucha fuerza. ¿O es que a usted no se le ablanda la sonrisa cuando un policía de tráfico lo para en la carretera y le pide los papeles de su vehículo? No le sonreímos por amabilidad, sino por miedo.

Ayer, escuché en la radio a un político español  “demostrar” que el gobierno sirio sí había utilizado armas químicas, puesto que Sadam Husein también las tenía, aunque nadie las pudieran encontrar.

En aquella guerra, millones de personas se echaron a la calle, tratando de impedir pacíficamente una conflagración inútil, generadora de muerte y sufrimiento, orquestada exclusivamente con fines espúreos. No se logró detener esa guerra, porque los presidentes hicieron lo que más les convenía personalmente. Los presidentes suelen despreciar al pueblo que los eligió, quizás por creer que se necesita ser idiota para votar a alguien tan zafio como ellos. Mejor es ser amigo de quien puede beneficiar ahora a tus empresas o a quien te proporcionará un buen empleo cuando salgas del gobierno.

manuelmoramorale_002DSC_0151

El motivo de la guerra contra Sadam Husein fue el gas, el petróleo y el abandono de los irakíes del mercado armamentístico inglés. ¿Cuál es la razón que impulsa a Obama contra el gobierno sirio, a sabiendas de que el cambio de dirigentes en ese país será aún peor? Obviamente, no es salvar a la población. Algo muy importante –siempre lo muy importante se contabiliza en miles de millones de dólares– debe andar en juego para este súbito arranque de “generosidad”.

Una generosidad que servirá para comprar más armamento, derramar más sangre y agravar más el problema de Oriente Medio. ¿Es posible que estos poderosos presidentes no hayan pensado que el extremismo religioso árabe puede tener su origen en la injusticia social e internacional y que ese refugio en el fanatismo islámico es la única salida que ven millones de personas desamparadas? ¿Queremos paz? ¿Entonces por qué nuestros argumentos son siempre bélicos, en lugar de solidarios?

Si el ataque se produce mañana, Barack Obama –como el conde Drácula o como aquel califa de Las mil y una noches que cada amanecer decapitaba una nueva esposa porque ya no tenía más cuentos que contarle–, Barack Obama, digo, se acostará oyendo sonar en su cabeza el estribillo del Satisfaction de The Rolling Stones: cuando uno ha probado la sangre parece que ya jamás se saciará ni se sentirá satisfecho por mucha que derrame.

Tampoco yo me siento satisfecho con tanta depravación, y menos aún cuando esa panda de desalmados políticos y periodistas intentan convencerme de que Obama es Dios y no puede equivocarse.

I can’t get no satisfaction,
I can’t get no satisfaction.
‘Cause I try and I try and I try and I try.
I can’t get no, I can’t get no.

When I’m drivin’ in my car
and that man comes on the radio
and he’s tellin’ me more and more
about some useless information
supposed to fire my imagination.
I can’t get no, oh no no no.
Hey hey hey, that’s what I say.

No consigo satisfacción.
No consigo satisfacción.
A pesar de que lo intento, lo intento y lo intento.
No puedo conseguirlo, no puedo conseguirlo.

Cuando estoy conduciendo en mi coche
y ese hombre aparece en la radio,
y me está dando una y otra vez
información inútil,
se supone que para encender mi imaginación,
no puedo obtener ninguna, oh no no no.
Hey hey hey, eso es lo que digo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s