Un hombre que golpeaba su corazón

Tomás bebía frascos de linimento cuando no tenía el aguardiente de caña con que sustituía el ron bien destilado. A veces, se daba puñetazos en el pecho y...

Tomás

Tomás también bebía frascos de linimento cuando no tenía el aguardiente de caña con que las clases populares centroamericanas sustituyen el ron bien destilado. A veces, se daba puñetazos en el pecho para que su corazón volviera a latir –según me contaba–, porque se le paraba de vez en cuando. Nunca antes había yo escuchado que pudiese suceder algo semejante, pero tampoco me podía imaginar que alguien se bebiera un frasco de un mejunje que a mí me producía sensación de mareo con sólo olerlo desde lejos. Lo cierto es que Tomás trataba de alcoholizarse durante el mayor tiempo posible, pero el dinero no le alcanzaba.

La verdadera historia del príncipe y el elefantito

Cinco tiras cómicas en que se narra la auténtica y verdera historia del pequeño príncipe, de su abuelo y del elefantito.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: