Un hombre que golpeaba su corazón

Tomás bebía frascos de linimento cuando no tenía el aguardiente de caña con que sustituía el ron bien destilado. A veces, se daba puñetazos en el pecho y...

La propaganda, las expectativas y los resultados

Desde las milongas que nos cuentan para vendernos pan, servicios o ideas hasta lo que en realidad nos entregan... pasando por las falsas expectativas que nos hacemos.

La casa

"La [antigua] casa campesina canaria se compone de tres piezas: La primera es una sala-comedor con una puerta de entrada y una ventana con asientos fijos. En esta pieza casi siempre se encuentran dos alacenas empotradas. Junto a la pared se colocan sillas taburetes y algún arcón para sentarse o para guardar ropa y grano.... Leer más →

Tomás

Tomás también bebía frascos de linimento cuando no tenía el aguardiente de caña con que las clases populares centroamericanas sustituyen el ron bien destilado. A veces, se daba puñetazos en el pecho para que su corazón volviera a latir –según me contaba–, porque se le paraba de vez en cuando. Nunca antes había yo escuchado que pudiese suceder algo semejante, pero tampoco me podía imaginar que alguien se bebiera un frasco de un mejunje que a mí me producía sensación de mareo con sólo olerlo desde lejos. Lo cierto es que Tomás trataba de alcoholizarse durante el mayor tiempo posible, pero el dinero no le alcanzaba.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: