Pues lo que es poner en valor [sic] y otras aberraciones político-gramaticales

Ni soy un purista de la lengua ni siquiera presumo de hablar o escribir con absoluta corrección; sin embargo, siento una enorme vergüenza ajena cuando escucho a los responsables políticos de la cultura. Un sonrojo debido al pensamiento de que sus infinitas patadas a la gramática evidencian que no son merecedores de ocupar un puesto que debería desempeñar otra persona medianamente culta. Uno termina preguntándose qué barbaridades cometerán en su gestión cultural si no saben construir una frase gramaticalmente correcta. Qué tristeza.

Los deplorables resultados de la lectura obligatoria

Nos estamos empeñando en un sinsentido: obligar a los estudiantes a obtener placer de la lectura. Sin embargo, si no es en el ejercicio del masoquismo, las personas no suelen obtener placer por decreto. Obedecerán, pero ¿disfrutar? ¡Ni por asomo! La desbandada juvenil desde la literatura hacia la televisión y los videojuegos tiene mucho que... Leer más →

El turista hipotético

Si nos sobran tres millones de camas sin ocupar, ¿por qué se concedieron los permisos para construir tantas urbanizaciones durante la reciente moratoria turística, alegando que se trataba de alojamientos de imperiosa necesidad?

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: