Pessoa, Mailer y Oswald, en el río (1)

Ahí tenemos a un muchacho idealista o desequilibrado (¿dónde está la frontera entre ambos calificativos, al que también podríamos agregar el de conservador?) que se aleja de la orilla y corre hacia el corazón del huracán. En el exterior todo es normal, excepto que la KGB tiene alquilado el piso de arriba y graba sus conversaciones y fotografía sus movimientos. Pero durante mucho tiempo eso es irrelevante para Oswald, puesto que lo desconoce. La verdadera aventura se libra en su interior.

El Nobel de Mario Vargas Llosa, la ideología y la calidad

En cuanto al aspecto político, resulta imposible no mencionar las ideologías cuando se habla de un escritor importante de América Latina. Mario desencantó a casi todos sus lectores cuando se presentó a las elecciones presidenciales de Perú y puso de manifiesto una ideología cercana al neoliberalismo que hasta ese momento no había mostrado abiertamente. Sin embargo, la pregunta del millón es: ¿Influye la ideología del escritor en la calidad de su obra?

CADA SEGUNDO. A propósito de Lisboa

Se trata de Toni Banza y un amigo suyo que toca la guitarra y canta, dos fadistas que conocí hace varios años en las calles de Lisboa y a quienes he filmado más de una vez, siempre con el proyecto de realizar con ellos una tournée por Portugal, tomando el camino del Norte. Ahí están; en la calle, con el frío y la humedad del invierno lisboeta, ofreciendo, a quien desee escucharles, dos excelentes voces cargadas de sentimiento y tradición. No son mendigos, sino artistas muy dignos

LA CREACIÓN DE LOS HÉROES Y SUPERHÉROES EN LA LITERATURA, EL CÓMIC Y EL CINE. Primera parte

Después apareció Tarzán, héroe semidesnudo –un clónico del buen salvaje de Rousseau, de Robinson Crusoe, de un domador de circo y de un policía municipal de la jungla–. De liana en liana, un inglés que había sido criado por los monos, sobrevivía en la selva, imponiendo el orden con alaridos y puñetazos. Eso sí, sin mezclarse más de lo conveniente con sus vecinos negros. En una época en que la xenofobia era el pan de cada día, Tarzán triunfó en la novela de Burroughs, en los cómics de Hogsrth y en las películas protagonizadas por Weissmuller, pudiendo inscribirse con todos los honores entre los superhéroes que se verán más adelante.

Muebles espectaculares

Si usted viera este sillón en el escaparate de una tienda de muebles, ¿pensaría que fue diseñado hace doscientos años? Lo más probable es que atribuyera su autoría a algún diseñador de vanguardia. Sin embargo, le aseguro que este objeto de espectacular diseño fue fabricado en Viena, en 1830. Sus medidas son 182 x 98 x 67 cm. y, aunque en estos momentos no se encuentra en exhibición, está depositado en el Museo Louvre de París.

Leer Más
manuelmoramorales.com

Lista de nombres guanches

Respondiendo a peticiones ofrezco aquí una lista de NOMBRES GUANCHES que si bien no contiene todos los antropónimos existentes, sí se halla lo suficientemente documentada para garantizar su autenticidad.
Añaterve, Acaymo, Acerina, Achinet, Airam, Ancor, Armiche, Ayoze, benahoare, Cathaysa, Chincanayro, Dácil, Doramas, Echede, Guadarfía, Fayna, Gara, Gaumet, Geronte, Guacimara, Guajara, Guanareme, Rumén, Tinerfe, Iballa, Romen, Afur, Atche, Tamadaba, Tacoronte, Acaymo, Daniaga, Yaiza, Belicar, Beneharo, Zonzamas, Bentor

“Mi abuelo de Akkar”, de Antonio Abdo

La historia familiar de Antonio Abdo Pérez, iniciada en un apacible pueblo del Líbano, atraviesa el Océano con mayúscula, se ensancha en tierras del Caribe y madura en Tenerife, durante la primera mitad del pasado siglo. Cada verso es una chispa del alma del abuelo que convoca nuestras propias memorias hogareñas, irremediablemente decoloradas por el paso del tiempo. Es en este intercambio donde el poeta nos gana la partida para pasar a formar parte de nuestra intimidad lírica.

CANARIAS Y MADEIRA, PARTE METEORO ILÓGICO

Con radar y sin radar se sabía que llegaba una soberana tormenta. ¿Hubiese cambiado algo saber que descargaría una hora antes o una hora después? ¿O iban a correr con el radar-paraguas detrás del ojo de la tormenta para que nos fuéramos cobijando en él?
Nuestros políticos archipieilógicos –canarios y madeirenses– dicen demasiadas sandeces y, probablemente, piensan que los ciudadanos las tomamos como santas y sabias verdades. Pero si hay algún idiota en estas historias de tormentas y faltas de previsión no es precisamente el ciudadano común. El mismo que no va a permitir que se construyan más centrales eléctricas sabiendo que estas islas no las necesitan.