Antonio Ruiz de Padrón: un resumen de su vida

Antonio Ruiz de Padrón fue el canario más conocido en el mundo durante el siglo XIX. La razón principal de esa fama se debe a su discurso sobre la tolerancia en Estados Unidos y a su Dictamen en las Cortes de Cádiz, que logró la derogación de la Inquisición española.

Durante su estancia en Filadelfia, mantuvo tertulias con Benjamín Franklin y George Washington, en la etapa constitucionalista estadounidense. Ese apasionante período de su vida constituye el núcleo de esta novela histórica.

Antonio José de San Miguel Ruiz y Armas –nombres y apellidos que figuran en su partida bautismal– nació en San Sebastián de La Gomera (Islas Canarias), en el año 1757. Fue el mayor de cinco hermanos y creció en el seno de una familia canaria de clase media: el abuelo materno era escribano en La Gomera y el paterno poseía algunas fincas en El Hierro. Buena parte de sus parientes se había dedicado a los asuntos religiosos: clérigos, monjas y miembros del Santo Oficio de la Inquisición. Su padre desempeñaba el cargo de regidor en el Cabildo gomero.

Cuando Antonio alcanzó la adolescencia, quedó huérfano de madre y, aun contra la voluntad de su progenitor, sus familiares lo internaron en un convento franciscano de Tenerife, en el que estudió hasta ser ordenado sacerdote a la edad de 23 años. Desde ese momento desempeñó un papel activo en la Real Sociedad Económica de Amigos del País y destacó por sus trabajos literarios.

Al poco tiempo de concluir sus estudios, fue asignado al convento franciscano de Santa Cruz de Tenerife. Allí permaneció y, en mayo de 1785, embarcó en un navío que le condujo a la ciudad de Filadelfia, donde fijó su residencia mientras se redactaba la Constitución de los Estados Unidos.

Unos años más tarde, viajó a Cuba; estudió en Italia; conoció Francia en el período revolucionario; abandonó los hábitos franciscanos; luchó contra las tropas de Napoleón Bonaparte en Galicia mientras se desempeñaba como Abad de Vilamartín de Valdeorras y como director de un hospital de guerra que atendía por igual a todos los heridos; fue elegido diputado por Canarias; defendió y logró que se aprobaran grandes proyectos en las Cortes Constitucionales; en 1814 el Santo Oficio lo puso en busca y captura y el clero diocesano de Astorga lo encarceló, juzgó y condenó a prisión perpetua; sin embargo, en 1820 volvió a ser elegido diputado por Galicia;…

El interés que despiertan las aventuras y viajes de Antonio Ruiz de Padrón por Europa y América no debe ocultar su ideología humanista y sus eficaces acciones políticas, tan adelantadas a su tiempo.

En librerías e Internet se encuentran cuatro novela sobre este personaje: La isla transparente (2011), Canarias (2012), El discurso de Filadelfia (2016) y El Diputado (todavía inédita).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s