La gloriosa Selección salvará a España de la crisis económica y de la otra

 

Si seguimos así, pronto la Selección de Fútbol sustituirá todos los símbolos patrios. Se izarán las camisetas rojas en los mástiles de los ayuntamientos y de los cuarteles de la guardia civil. El himno por fin tendrá letra: oé, oé, oé. Se declarará traidor a la patria a todo el que no anime a La Roja delante de un televisor. Prevaricará el alcalde que no le guste el fútbol. Los niños aprenderán la tabla de multiplicar hasta el 11 con los nombres y números de los futbolistas:

-A ver, Marianito, ¿cuánto es Villa por Casillas?
-Fácil, maestra, Villa por Casillas da un ocho.
-¿Y si le sumamos a Torres?
-Ocho, seño, porque los ceros a la izquierda no cuentan.

Los periodistas hablarán de lo que entienden y dejarán de opinar sobre política, religión y gimnasia. Oposición y Gobierno formarán una peña, una piña, un puño y una (es)paña. Hasta los diputados, los senadores, los concejales, los jueces y el presidente jurarán sus cargos sobre una foto de la Selección con el bombo de Manolo como fondo.

-¿Jura usted por La Roja ejercer su cargo con honradez y no mamarse el dinero de los ciudadanos?
-Lo juro. Ni un solo millón. Yo por La Roja voy a muerte.

¿Lo ven? La solución ha llegado sola… Nunca es tarde si la dicha es buena.

Enriquece este artículo con un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: