Domenico Caracciolo, ¿un italiano ilustrado o un español incógnito?

Mi estimadísimo Domenico Caracciolo

No puedo negar que uno de los personajes de la Ilustración que más atracción ejercen sobre mí es Domingo o Domenico Caracciolo, sobre quien ya he escrito algo más en este mismo lugar. A pesar de ser una figura novelesca sobre la que se puede escribir un bestseller o producir una espectacular película histórica, Caracciolo ha pasado desapercibido desde hace casi dos siglos, tanto en Italia (excepto, en la década de 1930) y España como en el resto del mundo. Quizás sea esta particularidad del olvido a que  más ha logrado encandilarme de este gran tipo que no dudó en enfrentarse a los poderosos de su tiempo -aristocracia y clero- para lograr un poco más de justicia en este mundo. En la actualidad, su recuerdo público se reduce, casi por completo, a un recordatorio en la página web del ayuntamiento de un minúsculo pueblo italiano y a una anécdota parisina en la que ya ni aparece su nombre (ver mi artículo “Una anécdota con mucha cola…”).

Ese pueblo italiano ni siquiera es el lugar de su nacimiento, porque Domenico Caracciolo nació en Malpartida de la Serena, a una hora en coche de Almendralejo, en la provincia de Badajoz, España. Sin embargo, allí no lo conoce nadie, incluyendo a su ilustre ayuntamiento, a pesar de que en el año 1715, doña María Alcántara Silva Porras lo trajo al mundo en este rincón extremeño.(1)

Malpartida de la Serena, villa natal de Caracciolo

Su padre era don Thomas Caracciolo, un napolitano que había llegado hasta allí con el séquito real del Borbón francés que gobernaba España y buena parte de Italia. Don Thomas y doña María regresaron a Italia, con su hijito Domenico, y vivieron en Villamaina como marqueses, porque realmente lo eran, aunque, a decir verdad,  no tenían muchos recursos económicos.

Villamaina: alrededores de la iglesia de San Roque.

Sobre su niñez y adolescencia no hay noticias, pero es muy posible que los haya pasado en Villamaina y fuese instruido por Stefano Pizzuti, párroco del lugar con excelentes conocimientos académicos.

A pesar de las limitaciones económicas de su familia, más adelante pudo desplazarse a Nápoles y estudiar leyes. Ya con el título de abogado,  durante los primeros años ejerció su profesión como humilde pasante en el Tribunal de Nápoles.

A la muerte de su padre, Domenico heredó el título de Marqués. Por otro lado, aun siendo español por parte materna y por nacimiento, se le consideró enteramente napolitano durante el resto de su vida. Realmente, ser un Marqués poco agraciado y sin dinero no era gran cosa en el Nápoles del siglo XVIII. Sin embargo, lo que le faltaba en recursos económicos y en belleza física le sobraba a Dominico en inteligencia, donaire y audacia. Su primer objetivo fue convertirse en juez y no tardó mucho en lograrlo. A partir de ahí…

(Continúa)

____________

1. El apellido Alcántara unido al de Silva hace sospechar que los orígenes de doña María fueran portugueses, pues había casas solariegas con el primer apellido en Portugal, y en lo que se refiere al segundo, Silva, su procedencia es claramente lusitana. En cuanto a Porras, también se había extendido en ese país, tanto como en España. Dada la vecindad de Extremadura con Portugal, es evidente el intercambio de genes, apellidos yresidencias durante toda su historia, y la mamá de Domenico bien pudo nacer en Cáceres o Badajoz y contar con ascendencia portuguesa.

Anuncios

6 pensamientos en “Domenico Caracciolo, ¿un italiano ilustrado o un español incógnito?

  1. Hola buenas tardes, me llamo Julio y soy un estudiante de Geografía por una Universidad de Extremadura, muy interesado en la historia y en concreto en al de Domenicco puesto que yo soy de Malpartida de la Serena, no entiendo porque hay mucha gente que lo desconoce en el pueblo por ejemplo ni una placa de que allí nació y fue bautizado, y una cosa que me gustaría es que el Colegio Público de mi localidad algún día se llamará así: Domenico Caracciolo

  2. Pingback: Domenico Caracciolo, en Londres y París « Manuel Mora Morales

  3. Gentilissimo prof. Manuel Mora Morales, prima di tutto mi presento e mi scuso per il fatto di scrivere in Italiano e non in spagnolo. Riesco a leggere e a comprendere quasi interamente la vostra lingua ma non so scriverla correttamente. Il mio nome è Nicola Trunfio e sono un insegnante di Italiano, latino e storia. Attualmente ricopro la carica di assessore alla cultura e all’Istruzione del Comune di Villamaina ed ho curato io personalmente il sito web dell’ente e le pagine storiche su Domenico Caracciolo.
    Sono davvero onorato del suo interessamento a questo personaggio il cui nome è legato indissolubilmete a quello del nostro piccolo paese.
    Attualmente ho lanciato ai miei compagni di amministrazione la proposta di intitolare una strada centrale del paese al nostro Viceré e sto realizzando, da alcuni anni, delle ricerche approfondite su di lui. Possiedo documenti originali dell’epoca ed anche un manoscritto con la sua firma,oltre che l’originale del ritratto da cui ho ricavato la foto usata nel sito web del comune di Villamaina.
    Mi piacerebbe scambiare delle idee con lei perchè sono anch’io convinto che un così grande personaggio meriti di essere conosciuto ad un pubblico più vasto e mi dispiace veramente che la grande storia lo abbia quasi dimenticato o forse non lo abbia mai veramente conosciuto.
    Può contattarmi, se lo desidera, al mio indirizzo email: nicola.trunfio@teletu.it
    Distinti saluti
    Nicola

    • Estimado Sr. Trunfio, es un placer compartir con usted la admiración hacia Domenico Caracciolo. Le felicito sinceramente por su labor de recuperación. Celebro que el ayuntamiento de Villamaina tenga la inteligencia de honrar y recordar como se merece a este gran personaje.
      Por mi parte, llegué hasta su obra y su biografía de manera indirecta, mientras me interesaba por la evolución de la Inquisición en Sicilia. Sigo interesado en Caracciolo; he incorporado algunos retazos de su vida a un libro en que trabajo actualmente. Había planeado visitar Villamaina antes de su publicación, con la intención de confirmar algunos detalles. Espero tener el gusto de saludarle personalmente.
      También le sugiero realizar un contacto oficial con el ayuntamiento de Malpartida de la Serena. Internacionalizar la figura de Caracciolo ayudará a rehabilitarla. Cuente con mi colaboración.
      Atentamente.

  4. Siento decirte que desde hace algunos años conocemos la existencia de Domenico Caracciolo.
    Ya en algunos libros de ferias de esta localidad se han publicado datos sobre el personaje en cuestión, y decirte que poseemos una partida de nacimiento y Bando e Comandento Domenico Caracciolo Marchese di Villamanja. Si el ayuntamiento lo desconoce no es mi problema, pero si hay personas como Miguel Ángel Granado, que está preocupado por conocer más datos sobre su vida.
    Agradecería que me enviases más información para añadirla a la vida de este gran extremeño(paparuco) desconocido para algunos y no para otros.
    Un saludo.

    • Señor Granado,
      Extraña forma de solicitar favores tiene usted. ¿Son así de agradecidos y de gentiles todos los “paparrucos”? Ahora empiezo a entender mejor por qué Caracciolo no quiso saber nunca de esa tierra. Yo también hubiese hecho lo mismo en su lugar. Le agradezco sinceramente la lección de geografía humana que contiene su comentario.
      Atentamente,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s