El infierno de Manganelli

molly1Samuel Beckett envenenó mi adolescencia; tuve la mala fortuna de encontrármelo una tarde lagunera en que la niebla podía comerse a cucharadas […].

(Continúa)

Anuncios