“Cool Cat Charlie”: un canario de Texas que regresa dos siglos después a ofrecernos sus blues

Captura de pantalla 2014-05-11 a la(s) 14.35.24

Charlie Cruz es un descendiente de los canarios que emigraron a Texas, hace más de dos siglos, y se establecieron en la Misión de San Antonio, hoy convertida en gran ciudad.
Charlie Cruz, como tantos otros descendientes de emigrantes isleños, emprende en estos días el camino inverso: viene a Canarias. El objetivo de su viaje es ofrecer varios conciertos de música bajo el nombre de “Cool Cat Charlie”. Sea, pues, bienvenido ese Gato.
Charlie canta, toca la guitarra eléctrica y la Cigar Box Guitar.[1]

El isleño texano interpreta blues tradicional –con más ecos de B. B. King y John Mayall que del Texas Blues de Albert Collins, Freddie King o Janis Joplin–, un blues que te va atrapando y se hace contigo cuando menos lo esperas: suaves lamentos eléctricos de cuerdas abotonadas con crushings, guitarras sustentadas por la armónica que su compañero de grupo, Emilio King Be, hace gemir mientras la besa sin complejos.

La voz de Charlie Cruz, a veces rota y a veces íntegra, transmite esas agridulces sensaciones que los amantes del blues y de rhythm and blues tanto buscamos hasta en los garitos menos recomendables.

charlie_cruz

Actuará en Las Palmas de Gran Canaria el próximo fin de semana (16 y 17 de mayo de 2014). El viernes 16 a las 21:00 en El Muellito y, a medianoche, en la Sala Nasdaq; y el sábado 17 a las 17:30 en La Guarida del Blues, en el Paseo de Las Canteras. Allí estaremos.

Los aficionados al blues no pierdan la ocasión de disfrutar en directo a nuestro pariente Charlie Cruz punteando su Cigar Box Guitar. El año pasado, en su gira europea, dejó una excelente impresión en Madrid, cuando actuó en Moe. El mérito de esta actuación en las islas es del baterista y presidente de la Sociedad Blues Canarias, Alberto Gulias, tan conocido en los ambientes musicales no sólo de su isla.

Antigua misión de San José, en las afueras de la ciudad de San Antonio.

Antigua misión de San José, en las afueras de la ciudad de San Antonio.

Respecto a la ascendencia canaria de Charlie, sus antepasados llegaron a San Antonio, a principios del siglo XVIII, cuando Texas era un territorio español y se temía una invasión francesa procedente de Luisiana. Embarcaron en Tenerife, el 27 de marzo de 1730 y llegaron a La Habana el día 10 de mayo. El 9 de julio zarparon de nuevo y llegaron a Veracruz (México) diez días más tarde.

Pero allí nadie quiso arriesgarse a conducirlos a Texas, porque les parecía imposible llegar con vida en un viaje tan arriesgado: altas montañas, desiertos, calor sin cuento, nieves, ataques comanches,…
Por fin, fueron obligados a emprender la marcha. En el primer ataque comanche sólo perdieron caballos y comida. En el segundo ataque muere un indígena.

Casi un año después de su salida de Canarias llegaron a la misión de San Antonio, el día 9 de marzo de 1731. Durante la larga travesía por tierra cargaron con sus piedras de molino, las cuales lograron conservar sanas y salvas, lo que les permitió comer gofio, sagrado vínculo con la tierra que jamás volverían a pisar: las Islas Canarias.
De inmediato procedieron a fundar la población. Las familias fundadoras fueron las siguientes:

• Juan Curbelo 30 (Lanzarote), casado con Gracia Perdomo y Umpierres 45 (Lanzarote), Hijos: José de 20 (Lanzarote), Juan Francisco de 9 (Lanzarote).
• Juan Rodríguez (Lanzarote) casado con María Rodríguez (Lanzarote) Hijos: Josefa de 9 Pedro de 7 Paula de 7 María de 4 y Manuel Fco de 2 años.
• Juan Leal Jr. 30 (Lanzarote), casado con María Gracia de Acosta 30 (Tenerife).
• Manuel 11 (Lanzarote), Miguel 9 (Fuerteventura), Domingo 6 (La Palma), María 5 (Fuerteventura), Pedro 1 (Habana, Cuba) .
• Antonio de los Santos 40 (Lanzarote), casado con Isabel Rodríguez 33 (Lanzarote). Hijos. Miguel de 16 (Lanzarote), Catalina de 11 (Lanzarote), María de 6 (La Palma), Josefa de 7 (Lanzarote).
• José Padrón 22(La Palma) casado con María Francisca Sanabria 20 (Lanzarote) .
• Manuel de Niz de 49 (Gran Canaria), casado con Sebastiana de la Peña de 44 (Gran Canaria).
• Juan Leal Goraz 55 años (Lanzarote), su esposa falleció en el trayecto. Hijos: Vicente 17 años (Lanzarote), Bernardo 12 años (Lanzarote).
• Salvador Rodríguez de 42 (Tenerife), casado con María Pérez Cabrera de 42, José de 17 Ana de 12 y Marcos de 7.
• Juan Cabrera de 39 (Lanzarote) casado con María Rodríguez hijos José de 17 Ana de 12 y Marcos de 7.
• Lucas Delgado de 30 (Lanzarote) casado con María Melián de 30 (Lanzarote). Hijos Francisco de 14 Leonor de 4 y Domingo de 1 año.
• Antonio Rodríguez de 28 (Gran Canaria), Josefa de Niz de 18 Gran Canaria).
• Familia: José Leal de 21 (Lanzarote), Ana Santos de 17 (Lanzarote).
• Juan Delgado de 18 (Lanzarote), Catalina Leal 10 (Lanzarote).
• Francisco de Arocha (La Palma), Juana Curbelo de 13 (Lanzarote).
• Vicente Álvarez casado con María Curbelo de 17.
• Dos solteros: Martín Lorenzo de Armas (Gomera), Ignacio Lorenzo de Armas (Gomera).

Fuerte de El Álamo, en San Antonio.

Fuerte de El Álamo, en San Antonio.

Sembraron y roturaron los campos, cuyos frutos les permitieron sobrevivir. Se trazaron calles a la orilla del río, cerca de la misión de San Antonio, también conocida como El Álamo (existe una famosa película sobre un asalto de los mexicanos a este lugar) y el día primero de agosto de 1731 se habilitó el Cabildo o gobierno de la ciudad. El Cabildo estuvo gobernado sólo por canarios hasta la invasión de los ingleses, muchos años más tarde.

_______________

NOTA

[1] La Cigar Box Guitar (“guitarra de caja de puros”) es un antiguo instrumento de cuerdas, fabricado con cajas de cigarros. Toma su nombre de las características de las cajas de cigarros fabricadas con una capa delgada de madera. No tiene dimensiones fijas. Por lo general, lleva tres o cuatro cuerdas y el afinado es similar al del banjo.

EMIGRADOS (cap. 2): Argentina y Canarias II

SEGUNDA ENTREGA DE LA SERIE “EMIGRADOS”
¿Por qué los canarios empedraban los caminos argentinos, a principios del siglo XIX?, ¿qué edad entraron en Buenos Aires estos emigrantes?, ¿llegaron a gozar de una buena posición económica?, ¿por qué tenían una deuda enorme con el gobierno de Argentina?, ¿la pagaron?
Éstas y otras preguntas encuentran respuesta adecuada en este segundo vídeo de “Emigrados”.

EMIGRADOS: Argentina y Canarias 01

)

La nueva serie EMIGRADOS presenta –con un formato nuevo, casi experimental– las más extraordinarias historia de la emigración. A través de las entrevistas realizadas alrededor del mundo, EMIGRADOS pretende mostrar memorias y vivencias de quienes han salido de su territorio natal para asentarse en nuevas tierras.

La emigración a Argentina: el Hotel de Inmigrante y los canarios. VÍDEO

)

La nueva serie EMIGRADOS presenta –con un formato nuevo, casi experimental– las más extraordinarias historia de la emigración. A través de las entrevistas realizadas alrededor del mundo, EMIGRADOS pretende mostrar memorias y vivencias de quienes han salido de su territorio natal para asentarse en nuevas tierras.

___

Hacer una entrevista a don Jorge Ochoa de Eguileor es algo difícil de olvidar, porque su verbo y sus amplios gestos proveen a sus respuestas de una vestimenta muy especial. Por otra parte, su memoria en asuntos de inmigración parece no tener fin, relacionando temas, fechas, lugares y personajes entre los cuales uno jamás hubiera sospechado que hubiera algún nexo.

Esta entrevista, que iré publicando segmentadamente, se realizó en el Hotel de Inmigrante de Buenos Aires, actual Museo Nacional de la Inmigración que inició su andadura con el señor Ochoa como Director. Siendo yo canario, y siendo los canarios emigrantes como principal “profesión” durante toda su historia, no podía menos que preguntarle por las andanzas de mis paisanos en las tierras argentinas.

Creo que bien vale la pena escuchar  las palabras del entrevistado, tanto por su conocimiento del tema (son innumerables las obras sobre inmigración publicadas por Jorge Ochoa de Eguilor) como por las novedades que aporta su relato.

Pintura de Rodolfo Campodónico

Pintura de Rodolfo Campodónico.

Vídeo con nombres guanches que comienzan por la letra C

Hermosos nombres guanches para niños y niñas. Esta Primera Parte contiene los nombres que comienzan por la letra C.
Estos nombres, procedentes de las Islas Canarias, están siendo utilizado en todo el mundo, por su belleza.

Por otra parte, los apelativos que se citan, proceden de las fuentes más fidedignas que se hallan en la bibliografía de temas canarios, como la obra «Monumenta Linguae Canariae» de Dominik Josef Wölfel, las varias «Historia de Canarias» debidas a Fray Juan Abreu Galindo, Tomás Marín y Cubas, Agustín Millares Torres, etc., los manuscritos de Juan Bethencourt Alfonso o las primeras crónicas de la conquista, como «Le Canarien».

Trato de ofrecer datos de interés sobre cada nombre, contando la historia o las anécdotas principales del personaje que lo utilizaba. También he concedido importancia a la rigurosidad de la información , así como a ofrecer una exposición clara con un esquema fijo para cada entrada, donde se especifica una serie de datos, entre los que figuran cada fuente, con la intención de que pueda consultarse para verificar o ampliar cada antropónimo.

Entre estos nombres propios, el lector puede tener la completa seguridad de que no se han intercalado nombres de montañas, de barrancos o de pueblos que no hayan pertenecido a aborígenes canarios, según las fuentes históricas, lingüísticas y antropológicas consultadas. Antes bien, se ha rastreado cada uno de ellos, escrupulosamente, hasta dar por seguro que cada información es lo más correcta posible.

IR a nombres que comienzan por la LETRA B

IR a nombres que comienzan por la LETRA D

(página aún en preparación)

Vídeo con nombres guanches que comienzan por la letra B

Hermosos nombres guanches para niños y niñas. Esta Primera Parte contiene los nombres que comienzan por la letra B.
Estos nombres, procedentes de las Islas Canarias, están siendo utilizado en todo el mundo, por su belleza.

Por otra parte, los apelativos que se citan, proceden de las fuentes más fidedignas que se hallan en la bibliografía de temas canarios, como la obra «Monumenta Linguae Canariae» de Dominik Josef Wölfel, las varias «Historia de Canarias» debidas a Fray Juan Abreu Galindo, Tomás Marín y Cubas, Agustín Millares Torres, etc., los manuscritos de Juan Bethencourt Alfonso o las primeras crónicas de la conquista, como «Le Canarien».

Trato de ofrecer datos de interés sobre cada nombre, contando la historia o las anécdotas principales del personaje que lo utilizaba. También he concedido importancia a la rigurosidad de la información , así como a ofrecer una exposición clara con un esquema fijo para cada entrada, donde se especifica una serie de datos, entre los que figuran cada fuente, con la intención de que pueda consultarse para verificar o ampliar cada antropónimo.

Entre estos nombres propios, el lector puede tener la completa seguridad de que no se han intercalado nombres de montañas, de barrancos o de pueblos que no hayan pertenecido a aborígenes canarios, según las fuentes históricas, lingüísticas y antropológicas consultadas. Antes bien, se ha rastreado cada uno de ellos, escrupulosamente, hasta dar por seguro que cada información es lo más correcta posible.

IR a nombres que comienzan por la LETRA C

IR a nombres que comienzan por la LETRA A 

(página aún en preparación)

Vídeo con nombres guanches que comienzan por la letra A

Hermosos nombres guanches para niños y niñas. Esta Primera Parte contiene los nombres que comienzan por la letra A.
Estos nombres, procedentes de las Islas Canarias, están siendo utilizado en todo el mundo, por su belleza.

Por otra parte, los apelativos que se citan, proceden de las fuentes más fidedignas que se hallan en la bibliografía de temas canarios, como la obra «Monumenta Linguae Canariae» de Dominik Josef Wölfel, las varias «Historia de Canarias» debidas a Fray Juan Abreu Galindo, Tomás Marín y Cubas, Agustín Millares Torres, etc., los manuscritos de Juan Bethencourt Alfonso o las primeras crónicas de la conquista, como «Le Canarien».

Trato de ofrecer datos de interés sobre cada nombre, contando la historia o las anécdotas principales del personaje que lo utilizaba. También he concedido importancia a la rigurosidad de la información , así como a ofrecer una exposición clara con un esquema fijo para cada entrada, donde se especifica una serie de datos, entre los que figuran cada fuente, con la intención de que pueda consultarse para verificar o ampliar cada antropónimo.

Entre estos nombres propios, el lector puede tener la completa seguridad de que no se han intercalado nombres de montañas, de barrancos o de pueblos que no hayan pertenecido a aborígenes canarios, según las fuentes históricas, lingüísticas y antropológicas consultadas. Antes bien, se ha rastreado cada uno de ellos, escrupulosamente, hasta dar por seguro que cada información es lo más correcta posible.

IR a nombres que comienzan por la LETRA B

(página aún en preparación)

El hambre de los canarios: relato sobre cómo se inició la amistad entre Pascual Rodríguez de Sossa y el emperador marroquí

manuelmoramorales_Sossa3

Foto: M. Mora M.

Un lector me solicita otras noticias relacionada con el marino canario Pascual Rodríguez de Sossa, personaje sobre el que publiqué un relato en el anterior post de este blog. En realidad, el comienzo de esa historia se encuentra en la novela La isla transparente (Malvasía, 2011), primer volumen de la serie sobre Antonio Ruiz de Padrón. Trataré de complacerle, insertando algunos párrafos correspondientes a esa obra, que narran el principio de los problemas a los que Sossa se vería enfrentado durante la década de 1770.

La miseria que pasaron los canarios en los años anteriores fue terrible: los habitantes de Lanzarote y Fuerteventura tuvieron que abandonar sus islas y desembarcar hambrientos como la langosta en las costas del resto del archipiélago donde se trató de socorrerlos con los pocos recursos que estaban disponibles. Se trajo algo de trigo y aun otros alimentos del norte de África gracias a los excelentes oficios del hebreo Samuel Sumbel unidos al buen corazón del Emperador de Marruecos y a la audacia del capitán tinerfeño Pascual Rodríguez de Sossa. Éste se vio enredado en una gran deuda con el Sultán y los comerciantes marroquíes porque el Comandante General de Canarias, López Fernández de Heredia, no le remitió el dinero para pagar el grano que ya había enviado a las islas.

La fama de aventurero precedía al capitán Sossa por haber navegado en su juventud con patente de corso. En aquella etapa aprisionó numerosos barcos ingleses y perdió varios navíos en sus arriesgados negocios entre África y España. Llegó a proponer al Rey transportar a Madrid pescado salado procedente de las capturas realizadas por los pescadores canarios en las costas del Sáhara.

Esta reputación fue aprovechada para no entregarle el dinero que le pertenecía. A Pascual lo dejaron en la estacada y a los canarios sin un grano más de trigo marroquí.

Ante sus protestas en la Corte de Madrid el cónsul español Bremond le puso fuera de juego al informar que “es un yndibiduo que no dejará de causar desazones”. Cuánta diferencia hay entre esas palabras y las del embajador marroquí en España Ahmad Al-Gazzal quien ha afirmado literalmente: Dos veces hablé por Pascual por el cual respondo yo: voy a enviar por él para componer su dependencia y despacharlo todo a su gusto.

Todavía Pascual Rodríguez de Sossa continúa en Marruecos. Por su parte el Emperador ha dado órdenes terminantes de que no sean embarcados víveres en ningún barco español hasta que se paguen los novecientos pesos fuertes que se deben por el impuesto del trigo. El cónsul español le ha contestado que para cobrar pueden enajenar un viejo molino que es propiedad del capitán Sossa en tierras marroquíes.

El Sultán aprecia al canario y se enfada por los atropellos que le infieren: de manera que su respuesta es terminante: los españoles deben pagar esa deuda y el vicecónsul Pedro Suchita ha de marcharse de Marruecos por haber maltratado al capitán Pascual de Sossa. Ciertamente Suchita había propinado un empujón a Sossa cuando éste se encontraba en el consulado aunque la cosa no pasó de ahí.

No obstante las relaciones entre España y Marruecos están entrando en un escenario conflictivo por culpa de la falta de honradez del Comandante General de Canarias unida a la antipatía hacia Sossa del embajador Bremond y la ceguera del Ministro de Estado, Pablo Jerónimo Grimaldi.  Esperemos que no se declare una guerra que ya parece inminente. El futuro dirá cómo va a terminar todo este embrollo. En Larache Pascual de Sossa es con frecuencia invitado a las casas de los ministros marroquíes. Lo mismo hacen los embajadores de Francia y de Holanda quienes lo tratan con mucha deferencia sabedores de sus sacrificios para remediar el hambre de sus paisanos canarios y del mal pago que recibe de quienes debían apoyarle.

manuelmoramorales_Sossa2

Foto: M. Mora M.

CONTINÚA

Sobre los canarios en Estados Unidos. Un artículo periodístico del siglo XIX

En 1941, Walter Prichard publicó su libro Some interesting Glimpses of Louisiana a Century Ago, donde incluyó un artículo aparecido un siglo antes en el principal periódico de Nueva Orleans, Weekly Picayune. Ese artículo había sido escrito, en el año 1838, por un periodista que se interesó por la vida de los descendientes de emigrantes canarios que vivían en San Bernardo, una población situada justo al lado de Nueva Orleans.

Finalmente, un profesor norteamericano, Gilbert C. Din, escribió un ensayo sobre la comunidad isleña y, en 1982, comentó de esta manera aquel interesante artículo.

En las primeras décadas del siglo diecinueve no se escribió casi nada sobre los canarios de la Luisiana. No fue hasta 1838 que el redactor del periódico de Nueva Orleans, Weekly Picayune, en un artículo breve dio un bosquejo de la vida de los canarios de San Bernardo que ya estaban en la segunda y tercera generación de su estancia en la Luisiana. Más que nada describió a los canarios que iban al  «mercado vegetal» de Nueva Orleans para vender sus cosechas de batatas, ajos, calabazas, cebollas y otras legumbres. Llegaban de San Bernardo en sus carros tirados por bueyes a media rinche, y pasaban la mañana siguiente vendiendo sus vegetales. Después visitaban una tienda de comestibles donde el dueño, otro español, les daba el desayuno y ellos compraban lo necesario. Todos hablaban español. Su modo de vestir y sus costumbres eran distintos del resto de la población. Calculaba el redactor, que en 1803, al tiempo de adquirir la Luisiana los Estados Unidos, el número de canarios de San Bernardo pasaba de 800.

Para enterarse mejor de la vida de los españoles, el redactor hizo un viaje a San Bernardo. Muchos de los canarios continuaban siendo pequeños agricultores aunque algunos se ganaban la vida cazando y pescando para suministrar al mercado de Nueva Orleans. Eran gente sencilla, con una cortesía natural y una conducta franca. Respetaban a los ancianos y, según el redactor (pero en realidad faltando a la verdad), se casaban entre sí solamente.

Les encantaba ir de paseo y visitar a sus vecinos. El camino de Terre-aux-Boeufs estaba lleno los domingos de sus cabriolés, que eran nada más que un simple carro. La iglesia de San Bernardo era bonita, sencilla por fuera y con muchos ornamentos por dentro. Detrás de la iglesia se encontraba el cementerio público. (La iglesia de San Bernardo de hoy día se localiza en el mismo lugar). Los «isleños», continuó el redactor, eran una gente feliz pero sin grandes luces. Sin embargo, poseían una virtud social noble: ninguno gozaba un placer sin compartirlo con sus vecinos. Finalmente, era de la opinión el periodista que dentro de poco tiempo una marea de progreso, innovaciones y americanismos iba a vencer el establecimiento y dejarlo sin rasgo de su herencia española. Pero el redactor no tuvo razón y San Bernardo de hoy día aún conserva su comunidad «isleña».

Sobre cómo llegó a cantar Bob Dylan una canción sobre la inundación que sufrieron los Isleños canarios de Luisiana en 1927

No sólo el huracán Katrina ha supuesto la ruina de los Isleños de Luisiana, descendientes de emigrantes canarios del siglo XVIII. Sin necesidad de remontarnos a las calamidades de hace siglos, podemos recordar el día 29 de septiembre de 1915, cuando se desencadenó un huracán que devastó por completo la zona de San Bernardo. Dejó a su paso casi trescientos muertos; muchos de ellos pescadores, cazadores y tramperos isleños. Por cierto, los sobrevivientes no tuvieron tiempo de celebrar su buena suerte, porque la epidemia de gripe española hizo presa en ellos y diezmó aún más la población.

En el año 1927, hubo una gran crecida del río Misisipi. El día 15 de abril, cayeron 380 mm de lluvia sobre Nueva Orleans y más de un metro de agua cubrió las calles de la ciudad. El nivel del vecino lago Pontchartrain subía, si bien el peligro de inundación grave no era inminente todavía.

Sin embargo, los políticos, presionados por los banqueros de la ciudad, tomaron una decisión drástica: abrir agujeros en el dique de la zona occidental del lago. Colocaron nada menos que treinta toneladas de dinamita e hicieron saltar los diques, sin evacuar antes a la población.

¿Qué había en esa zona? Allí, estaba ubicada la parroquia o municipio de San Bernardo, donde se habían asentado miles de Isleños canarios. Se trataba de gente pobre, dedicada a la agricultura, a la pesca y a la trampería de nutrias y ratas almizcleras. Pocos de ellos hablaban una palabra de inglés, después de casi dos siglos en la región.  Las aguas arrasaron todo: se llevaron vidas por delante y dejaron a estas personas sin medios de subsistencia.

Después se comprobó que el sofoco de los banquero provenía de una falsa alarma: el río Misisipi no llegó a alcanzar el nivel suficiente para inundar Nueva Orleans. Pero ya el mal estaba hecho. Lo pagaron los más pobres: isleños y aparceros negros. Las inversiones de los bancos quedaron intactas, lo cual se consideró todo un éxito y, desde su punto de vista financiero, la catástrofe que arrasó Plaquemine y San Bernardo sólo fue considerada un necesario y preventivo daño colateral.

En una película que rodé sobre estos y otros acontecimientos relacionados con los canarios en Estados Unidos –Los canarios del Misisipi,  estrenada en 2006–, es posible contemplar imágenes cinematográficas reales sobre la amplitud de aquella inundación de 1927: aparecen campesinos aislados, con sus vacas y enseres, sobre los “islotes”, esperando ser rescatados.

La foto que ilustra este artículo la tomé en la casa de un Isleño de San Bernardo. Las manos de su dueño, fallecido poco después del paso del huracán Katrina, muestran una antigua imagen que recuerda la inundación de 1927: arriba, se pueden apreciar las aguas desbordadas y, abajo, un grupo de isleños sobrevivientes a la catástrofe.

Muchos años después, Bob Dylan rememoraría la canción High Water, en que se narra la gran tragedia de la inundación de 1927. Este blues, titulado originalmente High Water Everywhere, fue compuesto por el cantante negro Charley Patton, el cual llegó a grabar una versión discográfica que aún se conserva.

La versión original consta de dos partes que llegan a emocionar tanto por sus letras como por el desgarro con que fueron cantadas por su propio autor. Incluyo los dos vídeo en que se escucha la voz de Charlie Patton interpretando su High Water Everywhere.

La canción que Bob Dylan dedica a Charley Patton es la siguiente:

Letra de Patton en High Water Everywhere (sólo primera parte):

Well, backwater done rose all around Sumner now,
drove me down the line
Backwater done rose at Sumner,
drove poor Charley down the line
Lord, I’ll tell the world the water,
done crept through this town
Lord, the whole round country,
Lord, river has overflowed
Lord, the whole round country,
man, is overflowed
You know I can’t stay here,
I’ll go where it’s high, boy
I would goto the hilly country,
but, they got me barred
Now, look-a here now at Leland
river was risin’ high
Look-a here boys around Leland tell me,
river was raisin’ high
Boy, it’s risin’ over there, yeah
I’m gonna move to Greenville
fore I leave, goodbye
Look-a here the water now, Lordy,
Levee broke, rose most everywhere
The water at Greenville and Leland,
Lord, it done rose everywhere
Boy, you can’t never stay here
I would go down to Rosedale
but, they tell me there’s water there
Now, the water now, mama,
done took Charley’s town
Well, they tell me the water,
done took Charley’s town
Boy, I’m goin’ to Vicksburg
Well, I’m goin’ to Vicksburg,
for that high of mine
I am goin’ up that water,
where lands don’t never flow
Well, I’m goin’ over the hill where,
water, oh don’t ever flow
Boy, hit Sharkey County and everything was down in Stovall
But, that whole county was leavin’,
over that Tallahatchie shore Boy,
went to Tallahatchie and got it over there
Lord, the water done rushed all over,
down old Jackson road
Lord, the water done raised,
over the Jackson road
Boy, it starched my clothes
I’m goin’ back to the hilly country,
won’t be worried no more.

Letra de  High Water (For Charley Patton) de Bob Dylan

High water risin’—risin’ night and day
All the gold and silver are bein’ stolen away
Big Joe Turner lookin’ east and west
From the dark room of his mind
He made it to Kansas City
Twelfth Street and Vine
Nothin’ standing there
High water everywhere

High water risin’, the shacks are slidin’ down
Folks lose their possessions—folks are leaving town
Bertha Mason shook it—broke it
Then she hung it on a wall
Says, “You’re dancin’ with whom they tell you to
Or you don’t dance at all”
It’s tough out there
High water everywhere

I got a cravin’ love for blazing speed
Got a hopped-up Mustang Ford
Jump into the wagon, love, throw your panties on the board
I can write you poems, make a strong man lose his mind
I’m no pig without a wig
I hope you treat me kind
Things are breakin’ up out there
High water everywhere

High water risin’, six inches ’bove my head
Coffins droppin’ in the street
Like balloons made out of lead
Water pourin’ into Vicksburg, don’t know what I’m goin’ to do
“Don’t reach out for me,” she said
“Can’t you see I’m drownin’ too?”
It’s rough out there
High water everywhere

Well, George Lewis told the Englishman, the Italian and the Jew
“You can’t open your mind, boys
To every conceivable point of view”
They got Charles Darwin trapped out there on Highway Five
Judge says to the High Sheriff,
“I want him dead or alive
Either one, I don’t care”
High water everywhere

The Cuckoo is a pretty bird, she warbles as she flies
I’m preachin’ the Word of God
I’m puttin’ out your eyes
I asked Fat Nancy for somethin’ to eat, she said, “Take it off the shelf—
As great as you are a man
You’ll never be greater than yourself”
I told her I didn’t really care
High water everywhere

I’m gettin’ up in the morning—I believe I’ll dust my broom
Keeping away from the women
I’m givin’ ’em lots of room
Thunder rolling over Clarkesdale, everything is looking blue
I just can’t be happy, love
Unless you’re happy too
It’s bad out there
High water everywhere.

Cartel de madera, colocado al final de Delacroix Island: “Fin del Mundo”. Parece ser que se refería a una especie de bar o restaurante que ya no existe.

Como ha apuntado Jenny Jacoby, una isleña de Luisiana, también Bob Dylan menciona, en su muy famosa canción Tangled Up In Blue, el nombre de una aldea de pescadores isleños: Delacroix Island. La estrofa es la siguiente:

“I had a job in the great north woods
Working as a cook for a spell
But I never did like it all that much
And one day the ax just fell
So I drifted down to New Orleans
Where I happened to be employed
Working for a while on a fishing boat
Right outside of Delacroix
But all the while I was alone
The past was close behind
I seen a lot of women
But she never escaped my mind and I just grew
Tangled up in blue.”

CANARIOS DE LUISIANA 7: el primer día que José Alfonso salió a pescar cangrejos y cómo pagó la novatada

 

Con su simpatía habitual, José Alfonso, explicaba en este vídeo de 1984 todas las desgracias que le acontecieron el primer día que salió con su hijo a pescar cangrejos.

 

Próximo capítulo sobre los Canarios de Luisiana:

NARRACIONES EXTRAORDINARIAS

“Y YO VI UNA LUZ AZUL QUE ESTABA ALLÍ , SOBRE EL AGUA… Y DESPUÉS VINO Y SE POSÓ SOBRE MI CAMA”

Canarios de Luisiana: sobre cuando José Alfonso se vistió de mujer y asistió a un baile en Delacroix Island

José Alfonso, con su peculiar sentido del humor, cuenta qué sucedio la noche de carnaval en que se vistió de mujer y asistió a un baile en Delacroix Island, Luisiana.
Este documento audiovisual sube por vez primera a Internet. Se trata de un testimonio etnográfico y lingüístico de primer orden.

Canarios de Luisiana: un viejo vídeo conmovedor

Frank Fernández era un Isleño canario de Luisiana. Trabajó largos años como maestro, en San Bernardo, y fue nombrado Historiador Emérito, cargo que desempeñó dignamente hasta su muerte.

Su principal labor consistió en devolverle la identidad a sus conciudadano que aún hablaban el español de sus antepasados canarios, pero muchas familias habían olvidado su procedencia. Incluso, muchos creían que los llamaban Isleños (Islanders) porque vivían en un pueblo pescador denominado Delacroix Island.

Frank recopiló historias, transcribió las décimas que seguían cantando los pescadores y entrevistó a cuanta gente pudo. Con una humilde cámara VHS, se sentaba con los Isleños y les hacía hablar de sus recuerdos, de sus inquietudes, de sus tradiciones, de sus supersticiones,… La labor etnográfica llevada a cabo por Frank Fernández en su comunidad es impagable.

Afortunadamente, llegué a San Bernardo poco antes del huracán Katrina y pude obtener algunas copias de los mencionados vídeos que custodiaba una institución. Luego, vino la inundación y todo se perdió en aquellas tierras siempre amenazadas por las aguas y el viento.

.

IRVÁN PÉREZ

Después del paso de Katrina, que como si se tratara de un cometa letal dejó tras de sí un largo rastro de muerte, uno de los desparecidos se llamaba Irván (Irving) Pérez. Era una persona mayor, amable, dotado de una magnífica memoria y de gran sensibilidad que le convertía tanto en un excelente artesano y como en un cantador de décimas isleñas. Lo conocí y lo entrevisté, tanto en su casa como en otros lugares.

EL VÍDEO

En el vídeo que hoy les ofrezco no aparezco yo como entrevistador, sino Frank Fernández junto a Irván Pérez y a otros dos Isleños, un pescador llamado José Alfonso y un primo de Irván, conocido por “Junior”.

Este documento audiovisual –cuyas imágenes no son excelentes y, a veces, se notan desincronizadas con el sonido– sube por vez primera a Internet. Se trata de un testimonio etnográfico y lingüístico de primer orden. He creído que no tengo el derecho a no darlo a conocer porque, al fin y al cabo, es un patrimonio de la humanidad que debe ser compartido. Juzguen ustedes mismos.

EL CONTENIDO DEL VÍDEO

Tras las presentaciones de los tres entrevistados, cada uno se ubica respecto a la comunidad isleña en San Bernardo. Entendiendo el territorio de San Bernando como el Parish, es decir, la parroquia o término municipal, con sus diferentes barrios y caseríos: Chalmette, Delacroix Island, Violet, Yscloskey, Regio, etc.

Después, se habla de la escuela. ¿A dónde quería ir a parar Frank con estas preguntas? En primer lugar, a dejar constancia de que la mayoría de los Isleños no hablaban inglés. Después, recordar que, siguiendo un plan federal, se obligó a todos los niños a aprender el inglés en la escuela, prohibiéndose hablar español en la misma. Era una política que trataba de homogeneizar la cultura estadounidense por las bravas y que causó más problemas que integración.

A partir de estas preguntas y respuestas, muchas veces llenas de la gracia natural de José Alfonso, nos enteramos de otras cosas. Por ejemplo, que no se otorgaban certificados matrimoniales a quien no supiera inglés. Es decir: si quieres casarte, aprende inglés primero, Y que de todos los chicos que vivían de Delacroix Island ¡solamente se había casado uno! Algo que no era tan extraordinario, pues el matrimonio no era una de las costumbres más arraigadas en la comunidad. Por eso José tuvo que buscar pareja como pudo.

Las alusiones a la “trapería” (castellanización de “trapper”, cazador de pieles o trampero) se refieren a la caza de ratas almizcleras. A esta actividad se dedicaban muchos Isleños que pasaban muchos días fuera de su casa, instalados en una miserable choza, rodeada de pantanos, mosquitos y caimanes.

ESTA ENTREVISTA CONTINÚA EN OTRO VÍDEO

Al final, se hace alusión a una fiesta de carnaval en la que José Alfonso se vistió de mujer. Resultó un suceso muy gracioso que, por otra parte, recuerda las costumbres carnavaleras llevadas por sus antepasados canarios. Lo veremos en un próximo vídeo, contado por su protagonista.

Leroy Alfonso, Isleño canario del Misisipi, narra cómo sobrevivió al huracán Katrina

En esta segunda entrega de mis entrevistas con Isleños de Luisiana, se aborda el tema de la angustia sobrevenida durante el huracán Katrina y las consecuencias inmediatas.

Esta filmación tuvo lugar en San Bernardo Parish, junto al destruido Museo de Los Isleños (en un próximo vídeo veremos en qué estado quedó tras la inundación) .

El entrevistado es Leroy Alfonso, Isleño de Luisiana, que ha formado familia con una señora perteneciente a la nación Houma, pueblo aborigen americano que estaba asentado en estas tierras antes de la llegada de los colonos y del que sólo quedan siete mil sobrevivientes. En otro vídeo, conoceremos de su propia boca algunos detalles al respecto.

Conversaciones con los Isleños canarios de Luisiana. Primer vídeo

Los Isleños o Islanders de Luisiana son los descendientes de cuatro mil canarios que llegaron a esas tierras americanas entre 1778 y 1784. Todavía conservan el habla canaria del siglo XVIII, a pesar de vivir rodeados de comunidades inglesas y francesas. (Para saber más, siga este vínculo)

Estuve en el territorio canario de Luisiana poco antes de huracán Katrina. Hice entrevistas a isleños que luego no resistieron el paso del temporal. Gente que formaba parte del fabuloso tesoro que las Islas Canarias tienen repartido por el mundo, mientras el pueblo canario permite que desaparezca, sin mover un dedo por salvarlo.

La entrevista que hoy presento la realicé poco después del huracán y de la inundación que afectó mortalmente a Nueva Orleans y a los territorios vecinos, donde se hallan los Isleños desde hace más de doscientos años. El día que llegué, estos Isleños enterraban a una señora que se disparó en el estómago con una escopeta.

No era la primera persona que elegía la desaparición física frente a la indignidad con que las instituciones trataban a los supervivientes de la catástrofe. También se habían suicidado otros vecinos unas semanas antes, como el bueno de Charlito Robin que se colgó de una cuerda y lo encontraron balanceándose sobre un círculo hecho con los barquitos de artesanía que me había mostrado con tanto orgullo. Algo de Tanausú quedaba en ellos: arrojar la propia muerte a la cara del que te humilla o te encadena, como forma de protesta existencialista. ¡Qué tristeza!

Ojalá lo hubiera encontrado todo patas arriba, cuando entré en San Bernardo. Pero allí quedaba poco para desordenar, excepto barro seco mezclado con el petróleo derramado de las refinerías y miles de familias viviendo amontonadas en pequeñas caravanas. Más de diez personas durmiendo donde habían dos o tres literas. A los cientos de isleños que encontraron refugio en un barco, anclado en el río Misisipi, los habían echado a la calle con lo puesto para que se buscaran la vida. La mayoría era gente humilde y trabajadora, con los recursos justos para vivir al día. Comían gracias a las sectas religiosas que les preparaban un rancho diario, con la esperanza de captarlos como fieles. El panorama era desolador.

En medio de ese caos, hice la entrevista que aparece en este vídeo y las demás que iré mostrando en próximos días. Algunos planos ya aparecieron en mi película Los canarios del Misisipi, pero nunca se habían visto las secuencias completas. Espero que les resulten de algún interés, considerando tanto lo que dicen los entrevistados como su manera de decirlo, con ese encantador acento antiguo.

Los entrevistados son Lloyd Sevigne (Wimpy), Leroy Alfonso y Calvin Melerin, el cual murió unos meses después de este interview y al que todavía echo de menos, por su bondad y por sus conocimientos sobre la comunidad isleña de Luisiana.

Hoy los Isleños de Luisiana están celebrando su fiesta anual de la identidad canaria. Comerán las gambas que ellos llaman camarones, comerán las ostras que llaman ostiones y comerán el rico puchero que llaman Caldo Isleño.  Ojalá estuviera vivo Calvito Melerin para servir el Caldo desde detrás de la barra del ventorrillo, ataviado con su mandil canario, que lucía con tanto orgullo.

Constitución de 1812. Todos los diputados canarios, americanos y españoles


Sirva esta página como homenaje a los 184 Diputados que firmaron, en Cádiz, la Constitución de 1812. Los he agrupado en tres bloques: los cuatro primeros representaban a mi archipiélago canario, en el segundo bloque están los representantes de las colonias españolas en América y Asia y, en el tercero, los diputados de la España peninsular.

Canarias

Antonio José Ruiz de Padrón, diputado por Canarias.

Fernando Llarena y Franchy, diputado por Canarias.

Santiago Key y Muñoz, diputado por Canarias.

Pedro Gordillo, diputado por Canarias.

Colonias americanas

Andrés de Jáuregui, diputado por la Habana.

Andrés Savariego, diputado por Nueva España.

Antonio de Larrazabal, diputado por Guatemala.

Antonio Joaquín Pérez, diputado por Puebla de los Ángeles.

Antonio Zuazo, diputado del Perú.

Blas Ostolaza, diputado por el reino del Perú.

Conde de Puñonrostro, diputado por el Nuevo Reino de Granada.

Dionisio Inca Yupangui, diputado por el Perú.

Esteban de Palacios, diputado por Venezuela.

Fermín de Clemente, diputado por Venezuela.

Florencio Castillo, diputado por Costa Rica.

Francisco de Mosquera y Cabrera, diputado por Santo Domingo.

Francisco Fernández Munilla, diputado por Nueva España.

Franscisco López Lisperguer, diputado por Buenos Aires.

Joaquín Fernández de Leiva, diputado por Chile.

Joaquín Maniau, diputado por Veracruz.

José Cayetano de Foncerrada, diputado Valladolid de Michoacan.

José Antonio López de la Plata, diputado por Nicaragua.

José Antonio Navarrete, diputado por el Perú, secretario.

José Domingo Rus, diputado por Maracaibo.

José Eduardo de Cárdenas, diputado por Tabasco.

José Francisco Morejón, diputado por Honduras.

José Ignacio Ávila, diputado por la provincia de San Salvador.

José Ignacio Beye Cisneros, diputado por Méjico.

José Joaquín de Olmedo, diputado por Guayaquil.

José Joaquín Ortíz, diputado por Panamá.

José Lorenzo Bermúdez, diputado por Tarma del Perú.

José Martínez, diputado por Valencia.

José Mejía Lequerica, diputado por el Nuevo Reino de Granada.

José Miguel Gordoa y Barrios, diputado por la provincia de Zacatecas.

José Miguel Guridi Alcocer, diputado por Tlaxcala.

José Miguel Ramos de Arizpe, diputado por la provincia de Cohahuila.

José María Couto, diputado por Nueva España.

José Maria Gutiérrez de Terán, diputado por Nueva España.

José Simeón de Uría, diputado de Guadalajara.

Juan Bernardo O’Gavan, diputado por Cuba.

Juan José Güereña, diputado por Durango.

Luis de Velasco, diputado por Buenos Aires.

Manuel de Llano, diputado por Chiapas.

Manuel Rodrigo, diputado por Buenos Aires.

Mariano Mendiola, diputado por Querétaro.

Máximo Maldonado, diputado por Nueva España.

Miguel González y Lastiri, diputado por Yucatán.

Miguel Riesco y Puente, diputado por Chile.

Octaviano Obregón, diputado por Guanajuato.

Pedro García Coronel, diputado por Trujillo del Perú.

Rafael de Zufriategui, diputado por Montevideo.

Ramón Feliú, diputado por el Perú.

Ramón Power, diputado por Puerto Rico.

Salvador Samartín, diputado por Nueva España.

Ventura de los Reyes, diputado por Filipinas.

Vicente Morales Duarez, diputado por el Perú.

España

Agustín de Argüelles, diputado por el Principado de Asturias.

Agustín Rodríguez Bahamonde, diputado por Galicia.

Alfonso Rovira, diputado por Murcia.

Alonso Cañedo, dpiutado por la Junta de Asturias.

Alonso de Torres y Guerra, diputado por Cádiz.

Alonso María de la Vera y Pantoja, diputado por Mérida.

Alonso Nuñez de Haro, diputado por Cuenca.

Andrés Ángel de la Vega Infanzón, diputado por Asturias.

Andrés Morales de los Ríos, diputado por la ciudad de Cádiz.

Antonio Alcaina, diputado por Granada.

Antonio de Capmany, diputado por Cataluña.

Antonio de Parga, diputado por Galicia.

Antonio Llaneras, diputado por Mallorca.

Antonio Lloret y Martí, diputado por Valencia.

Antonio Oliveros, diputado por Extremadura.

Antonio Payan, diputado por Galicia.

Antonio Samper, diputado por Valencia

Antonio Valcarce y Peña, diputado por León.

Antonio Vázquez de Aldana, diputado por Toro.

Antonio Vázquez de Parga y Bahamonde, diputado por Galicia.

Baltasar Esteller, diputado por Valencia.

Benito María Mosquera y Lera, diputado por Galicia.

Benito Ramón de Hermida, diputado por Galicia.

Bernardo Martínez, diputado por la provincia de Orense de Galicia.

Bernardo, Obispo de Mallorca, diputado por la ciudad de Palma.

Carlos Andrés, diputado por Valencia.

Diego de Parada, diputado por la provincia de Cuenca.

Diego Muñoz Torrero, diputado por Extremadura.

Domingo Dueñas y Castro, diputado por el Reino de Granada.

El Barón de Casa-Blanca, diputado por la ciudad de Peñíscola.

El Conde de Buena Vista-Cerro, diputado por Cuenca.

El Conde de Toreno, diputado por Asturias.

El Marqués de Tamarit, diputado por Cataluña.

El Marqués de Villafranca y los Vélez, diputado por Murcia.

Evaristo Pérez de Castro, diputado por la provincia de Valladolid.

Felipe Aner de Esteve, diputado por Cataluña.

Felipe Vázquez, diputado por el Principado de Asturias.

Félix Aytés, diputado por Cataluña.

Fernando Melgarejo, diputado por La Mancha.

Fernando Navarro, diputado por la ciudad de Tortosa.

Francisco Calvet y Rubalcaba, diputado por la ciudad de Gerona.

Francisco Ciscar, diputado por Valencia.

Francisco de Eguia, diputado por Vizcaya.

Francisco de la Serna, diputado por la provincia de Ávila.

Francisco de Papiol, diputado por Cataluña.

Francisco de Paula Escudero, diputado por Navarra.

Francisco de Sales Rodríguez de la Bárcena, diputado por Sevilla.

Francisco Fernández Golfin, diputado por Extremadura.

Francisco Garcés y Varea, diputado por la Serranía de Ronda.

Francisco Gómez Fernández, diputado por Sevilla.

Francisco González Peinado, diputado por el Reino de Jaén.

Francisco Gutiérrez de la Huerta, diputado por Burgos.

Francisco José Sierra y Llanes, diputado por el Principado de Asturias.

Francisco María Riesco, diputado por la Junta de Extremadura.

Francisco Morrós, diputado por Cataluña.

Francisco Pardo, diputado por Galicia.

Francisco Salazar, diputado por el Perú.

Francisco Santalla y Quindos, diputado por la Junta Superior de León.

Francisco Serra, diputado por Valencia.

Francisco Xavier, Borrull y Vilanova, diputado por Valencia.

Francisco, Obispo de Calahorra y la Calzada, diputado por Burgos.

Gerónimo Ruiz, diputado por Segovia.

Guillermo Moragues, diputado por la Junta de Mallorca.

Isidoro Martínez Fortún, diputado por Murcia.

Jaime Creus, diputado por Cataluña.

Joaquín Díaz Caneja, diputado por León, secretario.

Joaquín Lorenzo Villanueva, diputado por Valencia.

Joaquín Martínez, diputado por la ciudad de Valencia.

José Alonso y López, diputado por la Junta de Galicia.

José Antonio Sombiela, diputado por Valencia.

José Aznarez, diputado por Aragón.

José Becerra, diputado por Galicia.

José Cerero, diputado por la provincia de Cádiz.

José de Castelló, diputado por Valencia.

José de Cea, diputado por Córdoba.

José de Espiga y Gadea, diputado por la Junta de Cataluña.

José de Salas y Boxadors, diputado por Mallorca.

José de Torres y Machy, diputado por Valencia.

José de Vega y Sentmanat, diputado por la ciudad de Cervera.

José María Calatrava, diputado por Extremadura.

José María Rocafull, diputado por Murcia.

José María Veladiez y Herrera, diputado por Guadalajara.

José Morales Gallego, diputado por la Junta de Sevilla.

José Rivas, diputado por Mallorca.

José Roa y Fabián, diputado por Molina.

José Salvador López del Pan, diputado por Galicia.

José Valcarcel Dato, diputado por la provincia de Salamanca.

José Zorraquin, diputado por Madrid, secretario.

José, Obispo Prior de León, diputado por Extremadura.

Juan Bautista Serrés, diputado por Cataluña.

Juan Bernardo Quiroga y Uría, diputado por Galicia.

Juan de Balle, diputado por Cataluña.

Juan de Lera y Cano, diputado por La Mancha.

Juan de Salas, diputado por la Serranía de Ronda.

Juan María Herrera, diputado por Extremadura.

Juan Nicasio Gallego, diputado por Zamora.

Juan Polo y Catalina, diputado por Aragón.

Juan Quintano, diputado por Palencia.

Luis González Colombres, diputado por León.

Luis Rodríguez del Monte, diputado por Galicia.

Manuel de Aróstegui, diputado por Álava.

Manuel de Luján, diputado por Extremadura.

Manuel de Rojas Cortés, diputado por Cuenca.

Manuel de Villafañe, diputado por Valencia.

Manuel García Herreros, diputado por la provincia de Soria.

Manuel Goyanes, diputado por León.

Manuel María Martínez, diputado por Extremadura.

Manuel Ros, diputado por Galicia.

Mariano Blas Garóz y Peñalver

Miguel Alfonso Villagómez, diputado por León.

Miguel Antonio de Zumalacarregui, diputado por Guipúzcoa.

Nicolás Martínez Fortún, diputado por Murcia.

Pedro Antonio de Aguirre, diputado por la Junta de Cádiz.

Pedro Aparici y Ortiz, diputado por Valencia.

Pedro González de Llamas, diputado por el Reino de Murcia.

Pedro Inguanzo, diputado por Asturias.

Pedro María Ric, diputado por la Junta Superior de Aragón.

Pedro Ribera, diputado por Galicia.

Rafael Manglano, diputado por Toledo.

Ramón de Lladós, diputado por Cataluña.

Ramón Giraldo de Arquellada, diputado por la Mancha.

Ramón Lázaro de Dou, diputado por Cataluña.

Ramón Utgés, diputado por Cataluña.

Simón López, diputado por Murcia.

Vicente Pascual, diputado por la ciudad de Teruel.

Vicente Terrero, diputado por la provincia de Cádiz.

Vicente Tomás Traver, diputado por Valencia.

El vino canario y el Emperador de China. SEGUNDA PARTE

Si por mí fuera, la bandera que representa a Canarias tendría el color del vino Malvasía. El más conocido signo de identidad de las Islas Canarias y el que durante más tiempo ha permanecido vigente ha sido el vino. Desde el siglo XVI hasta el XIX, los vinos canarios adquirieron tal prestigio en el mundo que difícilmente era posible encontrar en Europa o en América alguna persona que no los conociera. Decir Canary wine era decir néctar divino, era nombrar a las Afortunadas, era simpatizar de inmediato con las islas que producían algo tan especial. Incluso, en España –seguramente, el único país europeo cuyos poetas, dramaturgos y novelistas más preclaros no mencionaron el vino canario en sus obras–, la monarquía, la aristocracia y el pueblo sabían de su existencia.

No obstante, algunos filósofos, naturalistas y comerciantes españoles nos dejaron varios testimonios escritos. En la obra del polígrafo benedictino Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro, el español más erudito de su tiempo, se hallan estas dos curiosas referencias sobre nuestro vino.

CÓMO RESTABLECER CON VINO CANARIO A UN EMPERADOR DE CHINA

En un apartado, dedicado a los chinos, Feijoo cuenta la siguiente historia:

¿Pero podemos dar por cierta la excelencia de la Medicina Práctica de los Chinos, que no pocos Autores preconizan, atribuyéndole grandes ventajas sobre la de los Europeos? No, sino por sumamente dudosa; para lo cual hay muy fuertes motivos.

Tenían los Jesuitas de Pekín, a los principios de este siglo, un Coadjutor , llamado el Hermano Rhodes, el cual no era de Profesión Médico, sino Boticario. Sucedió, que enfermó el Emperador de unas fuertes palpitaciones de corazón, que puso en gran cuidado á sus Médicos. Estos usaron de su habilidad  allá donde ella alcanzaba, que debía de ser muy poco, porque la enfermedad fue creciendo, hasta el punto de desesperar de la curación. En este conflicto; ¿qué hicieron los Médicos Chinos? Apelaron al Boticario Rhodes, diciendo al Emperador, que habían oído, que aquel Europeo había hecho algunas excelentes curas, y así eran de sentir, que se recurriese á él.

Fue llamado el Hermano Rhodes; el cual, sin más remedio, que la confección de Alkermes (1)  hizo cesar las palpitaciones; y para restaurar sus fuerzas decaídas, por lo que había padecido antes, le sirvió una porción de Vino de Canarias, de el que los Jesuitas recibían de Manila para sus Misas.


EL HOMBRE QUE PESABA EL AIRE Y EL EMBAJADOR DE ESPAÑA EN LONDRES

El anecdotario de Benito Feijoo es una fuente inagotable de datos sobre cualquier tema que se nos ocurra investigar, dentro o fuera del Siglo de las Luces. Incluyendo el vino de Canarias. Otra curiosa anécdota hace referencia a que

Reinando en Inglaterra Carlos Segundo, habiendo resuelto la Regia Sociedad de Londres enviar quienes hiciesen experimentos del peso del aire sobre el Pico de Tenerife, diputaron dos de su Cuerpo para pedir al Embajador de España una Carta de recomendación al Gobernador de las Canarias.

El Embajador, juzgando que aquella diputación era de alguna Compañía de Mercaderes, que quería hacer algún empleo considerable en el excelente licor que producen aquellas Islas, les preguntó, ¿qué cantidad de vino querían comprar?

Respondieron los Diputados, que no pensaban en eso, sino en pesar el aire sobre la altura del Pico de Tenerife.

¿Cómo es eso? replicó el Embajador. ¿Queréis pesar el aire?

Esa es nuestra intención, repusieron ellos.

No bien lo oyó el buen Señor, cuando los mandó echar de casa por locos ; y al momento pasó al Palacio de Witheal a decir al Rey, y a todos los Palaciegos, que habían ido á su casa dos locos con la graciosa extravagancia de decir que querían pesar el aire, acompañando el Embajador la relación con grandes carcajadas.

Pero éstas se convirtieron en confusión suya, mayormente sabiendo luego, que el mismo Rey, y su hermano el Duque de York, eran los principales Autores de aquella expedición Filosófica.

Celebróse el chiste en Londres, y en París; pero con poca razón se hizo mofa de la ignorancia del Embajador.

___________________

NOTA

(1): En el siglo XVIII, el licor italiano Alkerme estaba preparado en una infusión de alcohol neutro con azúcar, canela, clavo, nuez moscada, vainilla y otras hierbas y saborizantes. Sus características más llamativas eran su poder excitante y su color escarlata, que se obtenía por la adición del kerme o querme, un pequeño insecto parásito, parecido a la cochinilla, que vive en las coscojas (árboles similares a la encina). Todavía se utiliza en pastelería, aunque su receta ha variado un poco.

(continuará)